viernes, 4 de septiembre de 2009

Ajedrez: Rosario Castellanos

Porque éramos amigos y, a ratos,
nos amábamos;
quizá para añadir otro interés
a los muchos que ya nos obligaban
decidimos jugar juegos de inteligencia.

Pusimos un tablero enfrente de nosotros:
equitativo en piezas, en valores,
en posibilidad de movimientos.
Aprendimos las reglas, les juramos respeto
y empezó la partida.

Henos aquí hace un siglo, sentados,
meditando encarnizadamente
cómo dar el zarpazo último que aniquile
de modo inapelable y, para siempre, al otro.



Subo este poema de Castellanos, porque me trae recuerdos, porque me traslada al juego que comenzamos, ese juego que ninguno de los dos quiere perder.
¿Quién hará el próximo movimiento?



3 comentarios:

  1. Quizás lo mejor sería que el viento soplara y tirara las piezas?
    Besotes Berenitze..

    ResponderEliminar
  2. una más...
    Creo que sería la mejor opción, así no quedaría espacio para la incertidumbre.

    ResponderEliminar
  3. saludos..
    te invito a pasar a mi caja..
    un abrazo!

    ResponderEliminar