martes, 30 de marzo de 2010

Hay días...

Pocas palabras para un sinfín de ideas que papalotean en la memoria volátil de un ajeno misterio.
¿Cómo se escribe o par quién? ¿Para ti? ¿Para mí? ¿Para ellos? ¿En qué momento nos convertimos en marionetas del tiempo e imitadores del espacio?
Cuando se pierde la calma y el viento golpea contra la espalda desnuda no queda opción a la prórroga, las manos que tocan el vientre alteran las palabras inquietas en la lengua de sol. Eres quien espía detrás de las cortinas para encontrar una belleza que jamás poseerás. Escribes por inercia, sin saber las letras y te quedas muda frente al papel. Escuchas murmullos y sólo en tu aliento encontrarás el sabor a carboncillo que mancha tus dedos, dejarás el lápiz en el momento que entiendas el porqué del ayer y el mañana en tu sonrisa.





Sigo teniendo miedo a lo que suceda, a encontrar en las respuestas más preguntas. De saber que el final es necesario y no aceptarlo, de no encontrar en tu mirada instantes para mí.


martes, 16 de marzo de 2010

Instantes de nada


Se han dicho muchas frases,

palabras totalmente fuera de sentido,

mentiras, verdades, se han aplacado las ganas,

el placer.

Se han dado besos, robado caricias,

escuchado gemidos, lanzado gritos.

Hemos sido las fieras que cumplen salvajemente el deseo.

Se han gozado los cuerpos, mordido los labios,

reconocido los sexos.

Sin embargo, queda una sensación de vacío,

un silencio incomodo

entre la distancia y la duda,

entre el ayer y el hoy.

Se han olvidado los encuentros,

han muerto las sonrisas y ha vuelto

el misterio en la mirada

de quien dice mucho con tan poco.


martes, 2 de marzo de 2010

Un martes cualquiera...

Noche azul, resplandor de los mares en la ventana,
Sirenas caminando por las calles desiertas
De un pueblo fantasma donde habitan los recuerdos
Que se aferran al presente.
Perecerán en el olvido, no hay duda de eso
Se esfumarán con el alba.
Los sueños duermen en la cama.
El despertador sonará a las seis.



Un día más está por terminar...
y yo sigo buscando tus labios.



En la espera de un beso.